7 acciones diarias para cultivar una práctica de cuidado personal que nutre tu mente, cuerpo y alma

Este no es su plan estándar de Año Nuevo. Sin dietas restrictivas, sin pesajes semanales, sin “nuevo yo” para este Año Nuevo, porque, oye, ya eres bastante bueno. Estos cuatro planes dirigidos por expertos, diseñados para ayudarlo a mover su cuerpo, comer más vegetales, dormir mejor o cuidarse, tienen como objetivo desarrollar hábitos saludables que se alineen mejor con sus objetivos.

¡Feliz año! Bienvenido a un momento personalizado para ti.

Durante las próximas cuatro semanas, lo guiaré a través de un programa diseñado para nutrirlo a lo largo de su proceso de autocuidado. Nos centraremos en identificar lo que más (y lo que menos) necesita para garantizar que se satisfagan sus necesidades. Cubriremos todo, desde los sentimientos hasta la comida, desde el descanso hasta el movimiento, y para febrero habrá desarrollado las herramientas y los hábitos que necesita para cuidarse todos los días.

Cada día tendrá una actividad diseñada en torno al autocuidado. Algunas de estas actividades pueden tomar solo unos minutos, cuando es posible que desee pasar más tiempo con los demás, pero todas ellas lo ayudarán a integrar el cuidado personal en su vida diaria.

Este no es un programa de baño de burbujas para eliminar sus problemas o jugar en un desafío de Instagram subcontratado. Se trata de apoyarte, y estaré allí para sostenerte virtualmente de la mano en este viaje de cuatro semanas hacia la autoeducación. Juntos diseñaremos una vida de la que no tendrás que escapar.

Esta primera semana se trata de sentar una base sólida sobre la cual puede construir su práctica de cuidado personal. Vamos.

Día 1: Evalúe su situación de autocuidado

¡Felicidades! Estás dando el primer paso para darte más de lo que necesitas. Para prepararse para un viaje próspero, reúna algunos elementos que se convertirán en parte de su kit de herramientas de cuidado personal. ¿Qué necesitas para tener éxito? Recomiendo un diario o cuaderno, elegir una vela para la iluminación ambiental (sin llama está bien) y crear un rincón de cuidado personal, incluso si su espacio designado es literalmente del tamaño de un cojín. . Nada de esto tiene que ser costoso (de hecho, probablemente ya tenga suficiente en casa para comenzar), pero lo ayudará a tener éxito.

Una vez que haya identificado sus suministros para el cuidado y el espacio de cuidado personal, pase 20 minutos con su diario y un bolígrafo.

Aquí hay algunas indicaciones para que sus jugos fluyan:

  • ¿Con qué necesito ayuda?
  • ¿Qué apoyo ya soy bueno para darme a mí mismo?
  • ¿Qué experiencias quiero invitar más?
  • ¿De qué manera estoy dando a los demás que no me estoy dando a mí mismo?
  • ¿Dónde clasifico en mi propia lista de prioridades?

No hay respuestas correctas o incorrectas, solo las verdaderas, así que escribe honesta y libremente.

Día 2: embellece tu espacio

Especialmente durante esta pandemia, cuando muchos de nosotros nos quedamos en casa, es importante crear un ambiente que se sienta como un santuario. Así que hoy, presta atención a tu espacio personal. Haz tu cama, abre las cortinas y las ventanas para que entre la luz y el aire fresco, y dedica unos minutos a ordenar.

No requiere una revisión completa al estilo de Marie Kondo ni una limpieza profunda. En su lugar, deshágase de tres cosas que crean desorden mental y emocional en su vida. Dejar ir crea más espacio en tu hogar, en tu cabeza y también en tu corazón.

Día 3: Descansa, Relájate y Reflexiona

Uno de los aspectos más importantes del cuidado personal suele ser el primero en sacrificarse. Sí, hablo de dormir, porque cuando nos sentimos cansados ​​y agotados, todo es más difícil. Este mes, estoy siguiendo el Programa de Sueño de Arianna Huffington porque el sueño es realmente un superpoder, y podemos recuperar nuestro descanso cuando le dedicamos tiempo y espacio. (¡Únase a nosotros para nuestras grabaciones de Zoom a las 5 p. m. ET / 2 p. m. PT el 7 y 21 de enero!)

Hoy, reserve tiempo para una siesta por la tarde; Piense en ello como un repaso al mediodía para ayudar a mejorar su estado de ánimo y su funcionamiento cognitivo. Te prometo que vale la pena la inversión a corto plazo. Y si no puedes conciliar el sueño, no te estreses; simplemente tumbarse y descansar puede recargar sus reservas de energía.

Consejo profesional: acostarse boca arriba y apoyar las piernas contra la pared a 45 grados (drenaje de las piernas) permite que la sangre fluya de regreso a su corazón, lo que ayuda a restablecer el cuerpo. ¡Quedarse aquí durante 20 minutos es como tomar una siesta de dos horas!

También considere hacer ajustes a su rutina diaria que puedan ayudarlo a dormir más profundamente por la noche. ¿Podría saltarse ese café de la tarde, por ejemplo, o invertir en un antifaz para dormir de seda, una manta pesada o tapones para los oídos para calmar sus sentidos y lograr un sueño más profundo? Las horas de descanso permiten que tu cuerpo se recupere y tu mente sueñe. Trátalos como si fueran sagrados, porque lo son.

Día 4: Explora la cartografía lunar

¿Quieres usar tu energía sabiamente? Mira el cielo nocturno, específicamente la luna y sus fases. La luna nueva es un buen momento para plantar la semilla de una idea y embarcarse en un nuevo proyecto. La luna llena está asociada con la cosecha, por lo que es un buen momento para hacer realidad esos planes e ideas. Cuando planifica su actividad en torno a los ciclos lunares, aprovecha la oportunidad de sintonizar su cuerpo con estos ritmos naturales. Esto se llama mapeo lunar. (¡Aprende más aquí!)

El mapeo lunar es simple. En su diario o calendario, anote las fechas de los próximos cambios lunares (cuando la luna crece hacia llena o mengua hacia nueva) y planifique actividades en torno a una meta, proyecto o idea que sea personalmente importante. (La próxima luna nueva es el 13 de enero y la próxima luna llena es el 28 de enero). La próxima semana estará preparado para la productividad, así que programe actividades que requieran más energía. Cuando llega la luna llena, puedes descansar mientras miras hacia atrás y aprecias tus esfuerzos.

Consejo profesional: si está sangrando, puede mapear su ciclo mensualmente para orientar sus actividades en torno al descanso, la comida y el movimiento lento.

Día 5: Crea un presupuesto para el cuidado personal

A pesar de lo que algunas personas quieran hacerle creer, el cuidado personal no se trata de los gastos. Es una autograbación de momento a momento en la que nos preguntamos: “¿Qué necesito en este momento?”. La respuesta a esta necesidad es el cuidado que nos damos a nosotros mismos. Un paseo por la naturaleza, un baño en la bañera, un masaje de pies, un libro de la biblioteca, una llamada telefónica a un amigo, preparar té, todo restaura el espíritu, y no cuesta ni un centavo.

Sin embargo, algunas otras cosas que realmente nos pueden beneficiar en nuestros viajes cuestan dinero, por lo que le animo a que deje espacio en su presupuesto para esos aspectos de su bienestar personal. ¿Qué necesita, semanal o mensualmente, para lograr sus objetivos de cuidado personal? Por ejemplo, considere el costo de la terapia, los masajes, los materiales de arte o incluso los productos frescos. Si descubre que sus necesidades son mayores de lo que permite su presupuesto, es hora de ser creativo y reflexivo. Tal vez podría probar la terapia grupal de escala móvil en lugar de la terapia individual, por ejemplo. ¿Tal vez trueque por servicios?

Hacer un presupuesto no es la tarea más atractiva, pero la ventaja de hacer un presupuesto para el cuidado personal, y con eso me refiero a incluirlo como una línea de pedido tal como lo hace con su pago mensual de vivienda o su factura de teléfono celular, es que no tendrá sentir que el cuidado personal es una locura opcional o financieramente fuera de alcance. Tomar decisiones seguras e informadas que cumplan con sus objetivos financieros (sin crear ansiedad financiera) también es una forma poderosa de cuidarse a sí mismo. Cree su presupuesto de cuidado personal y recuerde que es una parte realmente necesaria de sus gastos mensuales generales.

Día 6: Alimenta tu cuerpo

¿Has notado que en invierno nuestro cuerpo pide alimentos sustanciosos como raíces, tubérculos, almidones, frijoles y legumbres? Todas estas son cosas que crecen en el suelo o bajo tierra, ayudándonos durante los oscuros y fríos meses de invierno. Estos alimentos fortificantes nos ayudan a ponernos a tierra y nos sostienen durante toda la temporada.

Te animo a desarrollar una relación con algunos de estos alimentos nutritivos y terapéuticos que ofrece el invierno. Agregue una verdura abundante de invierno como chirivías, remolachas, batatas o colirrábano a su carrito de compras, o pruebe una receta saludable para un estofado de lentejas abundante y cálido. ¡Toma algunos libros de cocina que tengas o dirígete a Google o a tus blogs de cocina favoritos para recopilar recetas para probar y perfeccionar este invierno! Dele a su cuerpo los alimentos que anhela, alimentos cálidos, y será recompensado con maravillosos sabores y energía para sustentarlo.

Día 7: observa tu “tiempo de brillo”

Es un momento para desconectar del trabajo y la rutina, un momento para desconectar del mundo exterior y bajar el ritmo, para disfrutar del tiempo en familia y a solas. Tómese el tiempo para caminar afuera. Cocine una comida lenta y saboréela con gratitud. Relájese con un baño a la luz de las velas y un buen libro. Escribir poesía. Recibe un masaje y no revises tu teléfono después; ser sólo.

¿Cuáles son las muchas formas en que puede reinvertir? ¿Cuál es tu ritual para dar gracias? ¿Qué te ayuda a recordar lo que es importante y lo que es sagrado? Esta observancia del sábado es la esencia de lo que llamo el tiempo de la luz. Se trata de honrar lo Divino interior y crear portales sagrados de autorrenovación.

¿Buscas refrescar tus hábitos saludables en enero? Consulte nuestro programa completo ReNew Year 2021 para obtener planes dirigidos por expertos para mejorar el sueño, la nutrición, el ejercicio y las rutinas de cuidado personal.

(Visited 4 times, 1 visits today)